Aquellos tiempos en que grababa cintas

Choque cultural

Me he traído las cintas de casa de mi madre. Del trastero. Unas pocas, las cajas enteras pesan un poco demasiado para Iberia. A ver si convenzo a mi madre para que me las envíe por Navidad, en vez del turrón. Echo de menos mi propio ruido.

Hace unos días, hablando con mis amigos franceses, surgió la conversación de “Y tú, ¿qué música escuchabas en el instituto?”. Cuando surgen preguntas como esta, tengo que encontrar primero un terreno de entendimiento. Lo que lo que en aquel entonces entendía por rock la mayoría ruidosa hispana, para el resto del mundo es pop y el pop, simplemente, sopa. Movida o no movida.

Para que os hagáis una idea, a mi novio, que en los ochenta y noventa era un heavy con melenas, casi le da un soponcio mayúsculo cuando le puse el vídeo de “Entre dos Tierras”, de Héroes del Silencio. Ya no me atreví a ponerle nada más.

Nostalgia supina

En mi instituto, todo el mundo escuchaba los 40 principales. Salvo yo, que no había quien me descolgase de M-80. Así, mis cintas TDK de 60 y de 90 están repletas de canciones de los 50, los 60 y los 70. Era fácil grabarlas, porque los locutores de esa cadena no decapitaban las melodías.

Eso sí, nadie quería copiar mi material. No entendían la letra, ni qué podía ver yo en una panda de artistas horteras y muertos.

Como me dijo mi franchute particular : “¿Y te extraña que en esa época casi no tuvieses amigos?”

Como ya he escuchado varias veces las cintas que me traje, me he vuelto a poner M80 hoy para escribir este post. El tiempo ha avanzado contra mí y ahora ya ponen aquella música que detestaba. La de los 80 y 90. Tuve que cambiar de sintonía.

Me atraganté con la sopa.