Un hotel fantasma y por etapas

Un hotel fantasma y por etapas

Septiembre 2015 Recorriendo la noche belga El recorrido del bus 21, el que va del aeropuerto a la ciudad de Bruselas, es largo y tortuoso. Sobre todo cuando no estás muy segura de dónde queda el hotel al que vas. O cuando no tienes ni remota idea si será un hotel fantasma. En uno de los vericuetos me fijé en un cartel : “Hotel Satélite EU”. No era el mío, pero me quedé con el…

Leer Más

Niño prodigio: mi vecino Julio

Niño prodigio: mi vecino Julio

Conozco a Jules desde que llegó a este mundo. Su madre nos lo presentó a todos los vecinos al poco de nacer. Cuando era aún una bola rosa envuelta en un paño blanco y el franchute y yo apenas empezábamos a salir. Es un niño travieso que crece y aprende muy rápido, un niño prodigio. Debe ser porque es el segundo y va poniéndose las zapatillas de su hermano antes de que éste las gaste. Niño…

Leer Más

Ser escritor: Paranoia, empatía y obsesión

Ser escritor: Paranoia, empatía y obsesión

Ser o no ser (escritor) Fue una de esas noches de insomnio en que te levantas a las 6 de la mañana porque sí y no por obligación. Me dio por preguntarme si soy escritora. Mi madre dice que sí, que desde pequeña, que ya me vale, que qué preguntas más tontas le hago. O sea, ser o no ser escritor, esa es la cuestión. Claro que la creo. Es mi madre. Nunca me mentiría,…

Leer Más

Otra de libros: Book Jar 2017

Otra de libros: Book Jar 2017

Hace un mes os hablaba de mis propósitos de lectura para 2017, intentando recuperar el hábito y reducir una pila inmensa que me acecha desde todas las esquinas de mi casa. Hoy voy a contaros qué libros conforman la lista de los 50 elegidos para 2017. De la pila al bote Para empezar, escogí 25 libros de no-ficción (y poesía) y otros 25 de ficción. Aunque pensé que iba a ser al revés, tuve que…

Leer Más

Pizza italiana con salsa topicazo

Pizza italiana con salsa topicazo

Noviembre de 2014 – Pizza en Bruselas Llegué al restaurante intentando que no se me notase mucho el emplasto de legañas y rimmel que me cubría los ojos. Suelo coger el tren de las 6.30 a París para llegar a Bruselas a la hora de comer, pero el palizón me deja medio zombi y k.o tres cuartos. En esos momentos sólo quiero una pizza. Grande. Enorme. Descomunal. Me metí en aquel restaurante porque tenía un…

Leer Más
1 2 3 44