Desvaríos: Cosas que me dejan nublada

Desvaríos: Cosas que me dejan nublada

Lista aleatoria de desvaríos Que me den la mano y yo dé cacahuetes (verídico) Ese increíble momento en que le digo a una chica de la Comisión Europea que mi trabajo no es interesante, Maruja, es estresante. En Bilbao. Gallegas las dos. Ir de camino a París en un tren Guimarães-Porto con música de los Balcanes a todo trapo. Esto no es Yugoslavia (pero casi) Que me contradigan sobre la fecha de mi cumpleaños y cómo celebrarlo Quemar un pastel…

Leer Más

Desesperando el Bus

Desesperando el Bus

Todos los buses de Rennes son puntuales. Todos menos el mío, el 2, que llega tarde (el doble de tarde que un bus normal.)  No sirve de nada ir a la hora marcada, o quizás sí, porque la posibilidad de que el 2 y tú os crucéis es totalmente aleatoria.  Ahora en invierno, en este invierno que empezó, tímido, a finales de agosto y que ya congela, me quedo hielito en la parada. Los dedos…

Leer Más

Duelos y dolores

Duelos y dolores

En este blog intento analizar libros y recomendar, si es el caso, lecturas (o grupos de música, o películas, asegún). Lo hago porque me gusta leer y porque después de un par de décadas escribiendo y siguiendo cursos sobre escritura y literatura, me apetece aportar una visión no comercial sobre los libros que me leo. Pues hete aquí que uno de los escritores mencionado (o mencionada) se ha parado a leer mi análisis de su libro…

Leer Más

El problema del seno

El problema del seno

Escribo estas líneas apabullada por los titulares sobre Pri(ma)mark. Me he puesto de mala leche y me estoy preguntando si Freud en su inifinita sabiduría con lo de la envidia del pene no se olvidó de la nostalgia del pecho. ¿En qué cabeza de chorlito cabe que una madre no puede amamantar a su hijo en una tienda donde venden, entre otras muchas cosas, ropa de bebé? “Espera hijo, quédate aquí llorando y maldiciendo solo…

Leer Más

15 minutos desastrosos

15 minutos desastrosos

Tomo el bus todas las mañanas. Desde que estuve en América Central me resisto a decir que lo cojo. No señorita, un bus no se puede coger… Lo agarras o lo tomas. El 7 de Marzo celebré mi cuarto aniversario en Francia. Es un decir, porque no hice nada especial, simplemente agarré el urbano y me fui a trabajar. Empecé la mañana peleándome con un conductor de bus que no me abría la puerta. Le…

Leer Más
1 2 3 4 13