Clarividente: Glenda Larke

Magia y antropología en una narración fantástica

Llevo casi media hora buscando en el google alguna referencia en español a Glenda Larke, y no encuentro nada. ¿Alguien la conoce? ¿Habéis leído algún libro suyo (en castellano)? Bueno, os la presento yo, ya que estamos.

Andaba buscando yo inspiración para esa novela que he empezado y ahí está, muerta de risa con sus dos mil quinientas palabras, cuando en un estante de la librería de segunda mano me encontré con un tocho de Fantasía a dos euros. Vale que estoy un poco saturada de este género de príncipes y demonios, pero quinientas páginas, una buena introducción en contraportada y dos euros me parecieron un buen negocio.

El susodicho libro se llama en francés “Clarividente” (Clairvoyante). Y en inglés “ The Aware”. Es el primero de una trilogía escrita por Glenda Larke, autora australiana, entre 2003 y 2004. Las traducciones en francés se hicieron más tarde (2007 a 2010) y en español no he encontrado nada.

Antes de salir para Lisboa y sabiendo que tenía diez horas de viaje de ida y otras tantas de vuelta, me paré ante mi túmulo personal de “Libros para leer”. Estaba en dudas entre un tocho de 600 páginas y Clarividente. Aunque dudaba de si cargar con los dos, al final ganó éste último, porque me dije yo “que con quinientas páginas vas que chutas”.

Enganchada con una asesina a sueldo clarividente

Ilusa de mí, el libro me duró lo justo para no morirme del aburrimiento mientras comía en Lisboa. Quinientas páginas de edición de bolsillo en casi diez horas, a las que hay que sacar una siesta larga en el avión y un par de vueltas en la capital portuguesa, hasta encontrar mi hotel. Habiendo dormido cuatro horas la noche anterior y con un par de miles de kilómetros a la espalda.

Os lo cuento no para quejarme, sino para daros una idea de cómo engancha el libro. Al principio cuesta, como cuestan las narraciones en primera persona dónde no sabes de qué va el personaje. Pero la protagonista, una heroína un poco masculinizada, tiene ese punto canalla que hace que a las veinte páginas ya estés atrapado. Al segundo capítulo te sumas a ella a ciegas, dándote bastonazos con la mitad de la isla más perdida del universo. Cuando no estás escapando de una magia que lo mismo puede ser azul que roja. Como el Barça.

Bromas aparte, la historia está muy bien construida y los personajes sólo encajan en el mundo que Larke ha construido. No son arquetipos, porque ese mundo en el que se mueven dista mucho del nuestro. Eso es lo que hace que sea un libro diferente. Por ejemplo, no hay un contrapunto marcado. Aunque los malos son especialmente crueles, los buenos no son unos santos. La sociedad de las Islas Gloriosas se mueve dentro de unas jerarquías extremadamente rígidas, mantenidas a través de complicados equilibrios de poder. Ese es el mundo de Blaze Hlafbreed.

Un mundo vedado si no leéis en inglés. O en francés.

Nota al pie:

Querido EFEBO (Editor de Fantasía en Búsqueda de Obras). Échale un ojo a la versión inglesa de este libro, y luego me llamas y acordamos una tarifa para traducir.

La trilogía.

COMMENTS