Cliente de personas, no de máquinas

En el trabajo me han cambiado de banco y de tarjeta. Me han puesto una tarjeta de crédito muy segura, tanto que no puedo comprar. Tengo que solicitar un número virtual que todavía está en curso pero mi trabajo no espera, así que no me queda más remedio que ir a los establecimientos de las diversas compañías a adquirir mis billetes.

El primero fue Air France, hace dos semanas. Cuando le comenté a la señora que me atendió el problema con la tarjeta, me miró enfurruñada y me dijo que el contacto personal siempre es mejor. Situaciones parecidas se produjeron las dos veces que fui a comprar mis billetes de tren.

El viernes pasado, después de dejar a la niña que lloraba con su padre, me fui al distribuidor de billetes de bus, a renovar mi tarjeta de transporte. Como de costumbre, la tarjeta no se cargó y el recibo que salió era de otro usuario.

El caso es que no me di cuenta hasta que subí al bus y el chintofanito me dijo “Crédito insuficiente”. Corriendo, porque cerraban, me fui a la oficina de la compañía a que me cargaran la tarjeta, y el señor que me atendió me dijo que ellos estaban ahí para servirme, no sólo en esos casos, sino que estarían encantados de verme una vez al mes.
Lejos de enfadarme, me puse a pensar. Quizás la manera de defender sus puestos de trabajo es un poco brusca, pero tienen razón. Nos estamos acostumbrando, gradualmente, a hacer nuestras compras por internet, a pedirle nuestro dinero a una pantalla, y a reservar los viajes en una página web.

Pero el ordenador no nos va a decir si el pescado es fresco, si hay un nuevo plan de ahorro (con la desconfianza debida a los bancos, ¿eh?) o si de la Terminal X a la Terminal Y tenemos tiempo suficiente para hacer el cambio de vuelo.  Nos quejamos de que el trabajo desaparece, de que las tiendas cierran y las calles se vuelven sombrías. Nos quejamos de que la sociedad se vuelve fría, digital y virtual.

Pues habrá que mover el trasero y acercarse a la tienda de verduras, a la agencia de viajes y a la estación de buses.