Cómo se escribe un soneto

Cuando confieso que escribo poesía todo el mundo me hace la misma pregunta. ¿Rima o no rima? La verdad es que prefiero el verso libre, donde la forma no encorseta el lenguaje, donde las palabras son el único componente que se mide para transmitir un momento, una idea, un delirio o un desahogo.

Sin embargo, existe una forma que cuadra con mi forma de ser, sintética y directa. Y con mi forma de escribir, haciendo hincapié en finales bruscos, agudos y determinantes. Esa forma se llama soneto, y, aunque existen varias versiones, yo tiendo a utilizar la típica.

Catorce versos de once sílabas (endecasílabos), cuatro estrofas. La rima es sencilla, el primer verso con el cuarto, el quinto y el octavo. El segundo con el tercero, el sexto y el séptimo. El noveno con el undécimo, y el décimo tercero. El décimo con el duodécimo y con el final.

Un soneto se escribe con la cabeza, traduciendo en el número exacto de sílabas cada frase, que nos dará un verso de rima consonante (todas las letras riman y no sólo el sonido). Pero también se escribe con el corazón, contando una historia tan terrible que en catorce versos tiene que sacudir al lector.  Los tres versos finales son los más difíciles, no sólo porque concluyen el poema, sino también porque definen al autor, lo entregan al malogrado observador que ha caído entre sus letras.

Y como un ejemplo vale más que mil explicaciones, ahí os queda uno:

Reminiscencia

Los sueños me devuelven tu arrebato

Tu abrazo de ogro, tu ira contenida,

La sonrisa que era mueca fingida;

Los celos disparados sin recato.

Dormida revivo nuestro relato

Como si hubiese sido en otra vida

Cuando tú eras mi Dios y yo vencida

Dejaba crecer nuestro amor innato.

En esta madurez en que me adentro

Tú eres la Prehistoria de mis pasos,

Sol copernicano que pierde el centro.

Ya olvidé tus besos, de tan escasos,

Ya no se levanta el alba cuando entro,

En mis noches ya no vuelan los vasos.

 

COMMENTS

  • Me ha parecido interesante tu modo de explicar lo que es un soneto y cómo hacerlo. Con todo respeto te quiero resaltar, sin ser especialista en este tema, que la acentuación es más que importante, vital.
    El soneto tiene una estructura y un compendio de reglas que lo hacen rígido y poco práctico para algunos, para mi es todo un reto y un verdadero placer escribirlos con la cabeza y también con sentimiento, sobretodo si me salen bien 🙂
    Disfruté su publicación, sencilla y concreta.
    reciba un afectuoso saludo.
    Emilia Marcano Quijada, Venezuela.

  • Muchas gracias Emilia. Toda la razón. Para mí es una cuestión de oído musical, para otros es una dificultad añadida (si no lo tienen), pero sí que el acento y el ritmo son esenciales

  • En mi caso, suelo hacer una pequeña trampa que consiste en que cada cuarteto rima individualmente. Quiero decir ABBA, CDDC y los tercetos sí que suelo encadenarlos. Y como quizás mi capacidad de síntesis deje algo que desear, casi siempre necesito un estrambote para dar por finalizada la historia.
    Un saludo.

  • El tema está bien tratado y los versos son endecasílabos, pero te falla el ritmo en una serie de versos acentuados en 5ª y 7ª que son incompatibles musicalmente con los normales en 4ª, 6ª u 8ª. Te recomendaría una revisión acentual y verás como gana en musicalidad el soneto. Una regla muy simple es leerlo en voz alta. Saludos