En el seno del problema

Hoy me he decidido a compartir un problema que me toca muy de cerca. La verdad es que es un problema recurrente, y cuando lo comparto, muchas de mis amigas me dicen que no debería quejarme, que en el fondo hay muchas mujeres a las que les gustaría tener el mismo.

(La foto es de mi buen amigo Vincenzo Laguardia Gambini)

Sin embargo, como considero que la envidia no me soluciona nada y como este blog es para hablar de mis batallas personales,  os confesaré que llevar una 105C, aunque tiene sus ventajas, también tiene sus inconvenientes.
No hablaré de los comentarios en la escuela y en el instituto. Tampoco mencionaré que mis amigos dicen que no llevo escotes, sino que debido a la masa que representan, estos son balcones. Tampoco contaré el susto que me llevé, cuando aprendiendo a escribir a máquina, descubrí porqué el carro se movía solo.
La cuestión es que encontrar un sujetador decente de mi talla es un calvario. Los hay preciosos y de todos los colores entre la 85 y la 95, pero a partir de la 100, sin olvidar que siempre son más caros cuanto más grandes, la selección se limita a los cruzados de tira ancha, eso sí, en tres colores, blanco, negro y carne. Lo más sexy del mundo, vamos.
A veces opto por comprarlos en los chinos, aunque sólo sea para poder ponerme una camiseta de tirantes o un vestido de verano. La solución es momentánea, porque los sostenes de bazar son bonitos, son baratos, pero no son buenos… Un par de lavados después, las cazuelas se deforman y mi pecho parece la cordillera de los Andes.
Un día fui con mi hermano a Women’s Secret, y la dependienta (que estaba lisa como una tabla) me miró con una enorme cara de desprecio y me dijo “Por supuesto que no tenemos esa talla”. Tal fue el ataque que mi hermano salió de la tienda antes que yo, por no partirle la cara a la golfa aplanada.
Algo parecido me pasó hace unos cuantos años con una dependienta de Vogue, cuando mi madre le preguntó si tenían sandalias del 41. Ahora que la generación ha crecido, mi problema es otro, ya que en realidad llevo el  40 y medio, y el 40 es pequeño y el  41 me baila. Pero hay zapatos. ¡Aleluya! ¡ Loewe sea loado! ¡Bendita sea la Virgen de la Plantilla!

Entre una cosa y la otra, empiezo a sentirme como Brienne de Tarth, cuando en realidad lo único que quiero es calzarme unos tacones y encontrar un ceñidor que me pueda poner en su sitio y no en las orejas…

Hace dos años, en pleno verano, me armé de valor en el Primark (no porque sea barato sino porque hay trescientas variedades de sujetadores) y le pregunté a la dependienta porqué no había nada más allá de la 100. La chica, que, a ojo de buen cubero, tenía el mismo problema que yo, me dijo “Vamos a verlo con el encargado”.

La verdad es que yo llevaba uno de esos famosos balcones, así que el encargado hacía esfuerzos notables para no desviar la mirada, mientras, con la voz entrecortada, me explicaba que Primark es una marca irlandesa y los patrones estaban hechos para las mujeres de allí  y por eso, dijo, mirándonos a las dos y no precisamente a los ojos, no se adaptaban a las mujeres españolas. Pero, afirmó, alguno había, y él estaría encantado de buscarlo conmigo la próxima vez que viniese a Primark.
Me quedé con el argumento, y cuando fui a Cardiff en la primavera del año pasado, me metí en el Primark para comprobarlo. Es cierto, las mujeres de las islas tampoco pueden encontrar sujetadores más allá de la 100.
Ahora que vivo en Francia, el problema aumenta, porque las francesas son más menudas. Hace un par de semanas me puse a rebuscar en un centro comercial, y acabé comprando un sostén simple, negro, liso y de tira ancha. “Por lo menos este tiene cazuelas“, me dije. Lo mejor, la etiqueta, que rezaba “Sin complejos”. Perdonen el exabrupto, pero “sin complejos” tu puta madre,  que yo ni tengo complejos ni soy deforme.
Veinte estantes después, mi novio me señala otro sostén, que era de mi talla. Lo miré furibunda. El susodicho sujetador, que valía un euro más y era de otra marca, era… de cazuelas, simple, negro, liso y de tira ancha. Y en el estante se quedó.
Cada vez que me peleo con la variedad inexistente de sujetadores adaptados a mí, me pregunto ¿Cómo hacen las tías que se operan? ¿Les regalan un centenar de sujetadores con la operación o es que con la silicona ya no los necesitan? ¿O les ponen a todas la 95, por si las moscas?

 

COMMENTS

  • Raelana

    xDDDDDDDDDDDDD Ains, yo tengo el mismo problema, ahora incluso peor, porque he adelgazado pero el pecho sigue igual así que la copa C me viene grande de espalda, pero una talla menos no me cubre la copa… asi que o me busco la carísima copa D o (lo que estoy haciendo) cosiéndolos para achicar la espalda. Y bueno, yo vendo corsetería y sé del tema, el problema que hay es que los sujetadores lindos… no sujetan, para que sujete tienen que tener los tirantes anchos, la espalda ancha y todo ancho. No son bonitos, pero es que no se puede hacer otra cosa, los sujetadores más estrechos, a mí al menos es que se me desaparrama por todas partes (y perdona que sea tan gráfica xDDD) aunque sea de mi talla, no es cómodo. La verdad es que ahora ya lo llevo bien, cuando era jovencita sí que me ponía sujetadores feos y espantosamente horribles, ahora siguen sin ser bonitos pero están un poco mejor xDDDD Y de encontrar un sin tirantes he desistido completamente xDDDDD

    • A ver… Como sufrida portadora de una 105 E diré que me pasé años y años comprando sujetadores al módico precio de 75 lereles la pieza en tiendas de lencería/corsetería. Me gastaba una fortuna y aquellos sujetadores los usaba hasta que, literalmente, se caían a cachos de tanto lavarlos (unos 3-4 años).
      Como la cosa está muy mala y achuchada en la cuestión monetaria (que no tengo un puto duro, vamos), me ha costado un triunfo encontrar sujetadores que me valgan y que además sean bonitos. Los últimos que compré fueron en “ETAM” (sí, yo tampoco lo hubiera imaginado nunca). Tienen hasta una copa E y con contornos hasta la 110. Y bonitos, de encaje, de colores fuera de la “sagrada trilogía del blanco/negro/visón”. Y su precio no es exageradamente caro (vamos, no te cobran más por tner una D que una B). Yo fui en rebajas y me volví con 5 sujetadores del tirón, dos básicos y tres maravillas de encaje que…

      Otro día hablamos de esa incongruencia de que te vendan escotes imposibles a base de silicona en los medios y, cuando vas a comprar camisetas o vestidos, no haya donde meterlos salvo en la ropa para premamá o abuelas pechugonas.

  • Same problem here.
    Por suerte, voy siempre de negro, así que al menos en lo de los colores no me da problema… xDDDD

  • yop

    Yo gasto una 105 C o D y con Selmark he tenido una suerte inmensa… para los básicos, Passionata, aunque no en todos los lugares tienen la gama completa de tallas que abarcan (lo cual me parece el colmo ¿qué le cuesta al Corte Inglés tener un par de tallas 105 si la marca los fabrica?) En todo caso, para sujetadores más variados, originales y bonitos, Selmark, y además, es gallega.

  • Me parto amiga Brienne ;)… Nunca había caído en esta reflexión. Enhorabuena por el blog

  • ¡Gracias chicas! Por la solidaridad y por el apunte sobre Selmark. Ya echaré un ojo cuando vuelva a las Galicias… en las Galias no hay de ello, oye.

  • Raelana

    Te he dado el premio Liebster blog ¿que qué es eso? Te copio:

    Son una iniciativa destinada a promocionar pequeños blogs, en cuanto al número de visitas se refiere, a través de una cadena de premios simbólicos que los propios bloggers otorgan. Es decir, cada blogger que recibe el premio en reconocimiento a su blog debe, a su vez, otorgar u nombramiento igual a otros cinco blogs de su elección.

    Sólo debe cumplir unas simples normas:

    1. Copiar y pegar el premio en el blog enlazándolo con el blogger que te lo ha otorgado.

    2. Premiar a tus cinco blogs favoritos con la condición de que tengan menos de 200 seguidores y dejarles un comentario en sus entradas para notificarles que han ganado el premio.

    3. Confiar en que continúen la cadena premiando a su vez a sus cinco blogs preferidos.

  • Una Altuna

    Hola 🙂

    He llegado a tu blog de casualidad y me he quedado a marujear un rato (ya se sabe cómo funciona esto). Ya sé que esta entrada tiene un tiempecillo, pero no he podido evitar sentirme identificada. Yo tengo el mismo problema* (cambie usté la C por la D) y hasta hace bien poquito sufría por eso mismo que comentas: jamás pisaré un Oysho o un Women’s Secret para comprar esos sujetadores tan monos que tienen, peeeeeero… en H&M, si tienes alguno cerca, sí tienen tallas grandes. Benditas nórdicas. No suelen ser preciosos, pero tienen hasta la 110, si no recuerdo mal, y en varios modelos, nada de básicos. En el peor de los casos, pueden ser un poco modelo-feria-venca con lazos fucsia fosforito y rayas azul eléctrico, pero, llegadas a este punto, yo ya no me pongo exquisita. En mi caso, me gustan con aros y sin copa preformada (lo cual es un suplicio, porque hoy en día parece ser que todo tiene que llevar “chapa” o relleno… ¡qué leche con que llevemos las tetas a la altura de la garganta!), y si tienes suerte y le echas paciencia, puedes encontrar cosas relativamente monas. En C&A también tienen hasta la 105. No es habitual, pero alguno de vez en cuando cae. Y lo mejor de todo son los precios: entre 9,95 y 15 euros como mucho. Evidentemente, no son lencería fina, aunque te hacen el apaño y duran lo suyo. Para que te hagas una idea, los últimos que compré en H&M son de hace más de tres años, el mismo modelo en dos colores diferentes, y aún aguantan el tirón, pese a los lavados infinitos.

    ¡Un saludo y perdón por el rollo!

    *Bueno, vale, para algunas no será un problema; de hecho, para el señor mozo es más bien una bendición, pero para mí sí lo es porque solo encuentro inconvenientes: cuando era más joven en los bares solo se me acercaban los más salidos; el pecho pesa, ergo la espalda y los hombros se resienten; el ‘entreteto’ suda más en verano con pechos generosos; no te puedes comprar esos preciosos bikinis de cortinilla y te tienes que conformar con los bikinis de señora monocromos (en el mejor de los casos) de tiras anchas del Corte Inglés… Vamos, todo ventajas.

    • ¡Jajaja! ¡Una más para la secta! Me alegro de conocerte y de saber que no estoy sola en este mundo. Quiero sacar una segunda parte de este post y un amigo me ha propuesto una tercera, así que tu comentario llega en el momento justo al sitio apropiado. Me has dado tres o cuatro ideas fantásticas, que estoy anotando ahora mismo en mi libreta. Lo sacaré en Marzo, especialmente dedicado. Gracias.

  • Goikoa

    Hola!
    Aunque el post es antiguo, no me puedo resistir a comentar. Te comprendo perfectamente! yo me pase hasta los 22 con los maravillosos sujetadores de color carne, sin aros y de tira ancha de la abuelita! después de años de no encontrar nada de mi talla que no cueste menos de un riñón y no sea muy horroroso ahora he sido madre y el problema se ha agudizado para encontrar sujetadores de lactancia, simplemente son imposibles de encontrar. Ahora mismo gasto una 115g española, así que me puse a investigar en la web, y encontré un par de páginas inglesas que dan la posibilidad de comprar desde España y se me abrió el cielo! no solo tienen mi talla, si no que hay para elegir y además no pago un riñón por ellos, este verano si alguna vez llega, por fin voy a poder usar bikini!!! Os pongo los enlaces por si os interesa echar un vistazo. http://www.brastop.com/ y http://www.undercoverexperience.co.uk/. No me da ningún buen rollo lo de comprar sin probar pero de momento me han ido bien y me hace mucha ilusión ver todos los que me podrían valer, por una ver no me siento como un bicho raro por tener esta talla.
    Me extraña que no encontrases nada de tu talla en primark porque aunque no traigan talla superior a la 100, si que trae gran cantidad de copas, en el tallaje español el numero corresponde al contorno del pecho, y en la europea corresponde al contorno bajo pecho, primark tiene tallaje europeo de manera que yo que en la talla españa-francia normalmente tengo una 115e en primark tengo una 85e, y en tallaje ingles tengo una 38e, en primark la suelen tener aunque no en todos los modelos, no suelen ser nada del otro mundo, son más bien sosos pero son baratos pero no están mal.
    Felicidades por el blog! me ha encantado el post y tu sentido del humor, esoy deseando leer los siguientes!