Fraggel, adultos y astronautas

Mi novio es un serial killer. Quiero decir, que le encantan las series y me mata con ellas. Ya he perdido la cuenta de cuántas hemos visto y lo peor es que volvería a verlas todas. Para que os deis cuenta del ritmillo decir que hace diez días que hemos empezado Farscape y ya hemos terminado la primera temporada (20 episodios.)

La serie cuenta la historia de un científico astronauta que en un vuelo de pruebas descubre que el espacio no es lineal y acaba en otra esquina del universo. Allí se encuentra en medio de una batalla estelar y acaba aterrizando en una nave llena de fugitivos, cada uno de padre, su madre y el planeta que los parió, firmado Jim Henson.

Al principio me costaba mucho seguirla. Los diálogos eran muy obvios y las faltas de raccord eran alarmantes. Por ejemplo, si el protagonista es un científico, ¿cómo leches ignora que el espacio no es lineal? Así que mi primera reacción fue de tocapelotas, señalándole a mi novio tooooodos los defectos.

Eso me duró los primeros cinco episodios. A partir del sexto la serie se vuelve más humana, los personajes ganan en profundidad y la trama se enriquece. Nueve aventuras después, ésta pasa de “un acontecimiento por capítulo” a una historia entera, con cliffhangers, tramas paralelas, malos malvadísimos, personajes retorcidos y toda la vaina.

Aún no tengo muy claro quién está enamorado de quién, ni si los buenos son tan buenos, ni si los malos (salvo el malvadísmo) son tan malos. Pero me he enganchado a la serie y os la recomiendo.

Como dice el protagonista: “El Universo está lleno de crueldad y nosotros tenemos la mejor agenda para ello