Indefensión aprendida

Lecciones sobre la autoestima

Muchas veces me he preguntado por qué nos empeñamos en ver las cosas más difíciles de lo que son. Por qué renunciamos a intentarlo. Por qué nos consideramos inútiles antes de plantear batalla.

Cada uno lo vive de diferente manera, diciéndose “Éstos son mis límites” antes de plantearse ir más allá, dar un paso al frente, intentar algo nuevo, enfrentarse a lo desconocido, cambiar, salirse de los estándares o, simplemente, decir que NO. Rechazar, rehusar, negar.

monkeys

Fuente de la foto: https://www.facebook.com/pages/Do-or-do-not-There-is-no-try/264021352012

En cierta manera, la sociedad nos condiciona. Se nos asigna un papel y resulta difícil e incómodo salirse de él, cambiar las pautas, modificar la ruta ya trazada. Cásate, ten hijos antes de los treinta, búscate un buen trabajo fijo y al lado de casa… Todo lo que esté fuera del plan preconcebido no sólo es estúpido, sino que tú no vales para ello.  Esta idiosincrasia explica porqué la gente no se rebela ante las injusticias. No eres lo suficientemente guapo, talentoso  inteligente, rico o bien nacido. No vales. No te mereces un mundo mejor, con lo que asumes que no merece la pena luchar por ello.

Autoestima en la adolescencia

Esos mecanismos se llaman indefensión aprendida. Y este vídeo lo explica perfectamente.

En unos días os contaré el mecanismo inverso, la “Operación Triunfo” que nos hace creernos estrellas para dejarnos a solas con la frustración y el desencanto, mientras la vida real transcurre sin nosotros.

COMMENTS