La caída de John Stone: Ian Pears

Una novela de misterio

Es una pena que esa librería esté en Bruselas, en una estación de tren y que los libros sólo estén en francés, inglés o neerlandés. Lo digo porque, cada vez que me dejo caer por allí, me encuentro una buena lectura. Y sin buscar ni nada, simplemente entro y hay un libro que me guiña el ojo. Y es bueno.

Me ha vuelto a pasar con La Caída de John Stone, un libro de sólo novecientas páginas (en edición de bolsillo, bueno más bien de bolso.) Escrito por Ian Pears en 2008, el libro empieza con la extraña muerte de un rico industrial inglés en los albores del siglo veinte.

Pero si os creéis que ese es el centro de la historia de Ian Pears estáis muy equivocados. El libro está dividido en tres partes, distintas pero complementarias entre sí. Cada una de ellas está narrada en primera persona, por personas distintas. Tanto los narradores como el resto de personajes son vívidos y están trazados con perfección creadora. Los diálogos merecen ser leídos en alto y memorizados, las réplicas son devastadoras. La ambientación está muy bien conseguida y el contexto es fiel a la historia.

Y aún, todo esto no es más que la forma que envuelve a La Caída de John Stone.

Un libro sobre la crisis

Tanto el hilo conductor como la pluma maravillosa de Ian Pears son una excusa. Una excusa para un libro que explica con ilustraciones y letra grande qué es el mundo de la finanza, por qué hoy estamos en crisis y quienes conforman exactamente el famoso uno por ciento.

El autor nos engaña, nos hace creer que leemos una historia de asesinatos, espías, amor y hasta periodismo, pero todo ello no es más que un recurso para abrirnos los ojos y enseñarnos los hilos de la crisis financiera.

Una lectura muy recomendable.