Gata rebelde : Los Accidentes de Accidente

Gata rebelde

Accidente es una gata rebelde que no sabemos de dónde vino. El veterinario le calculó dos años cuando la encontramos, casi una cachorrita. Cuando llegó, era el gato más educado del mundo. No se subía a nada, no protestaba, se dejaba coger en brazos, y no se separaba de nosotros ni un minuto. Dedujimos que tenía (y aún tiene) un enorme apego y un trauma de abandono.

Poco a poco empezó a coger confianza y nos arañaba y nos mordía sin ton ni son… Hasta que mi suegra nos dio un remedio infalible: echarle agua con un vaporizador cada vez que lo hiciera. Se escapaba tan corriendo que se daba unas leches estupendas. Se ve que es una gata torpe, porque le cuesta calcular los saltos y muchas veces se da de morros. Mi favorita es cuando corre sobre la repisa de detrás del sofá. Nunca se da cuenta de que se le acaba bajo sus patas y termina literalmente “colgada” del respaldo  del mueble hasta que le echamos una zarpa.

Cuidando a mi gata

Cuando le vino el celo, me entraron ganas de asesinarla. Diez días con maullidos estereofónicos hasta que la  llevé a esterilizar. Salí llorando de la clínica, pero al menos ni se repetirá el concierto, ni seremos abuelos. El caso es que Accidente dejó de ser un peluche y empezó a hacer vida de gato. A subirse a los muebles, a correr por el jardín, a escaparse por la ventana… La última vez que se escapó estuvo dos días fuera. Y digo la última, porque la ventana está cerrada desde entonces.  Cuando quiere subirse a un árbol en el jardín, me da la impresión de que me la voy a encontrar tendida como unas bragas de esparto, de torpe que es.

Cat wars

Y en el jardín encontró a su gran enemiga. Sardina, la gata vecina. Sardina es una gata rebelde y gris escuálida que vive en el jardín de al lado. Hasta que llegó Accidente, Sardina consideraba los dos jardines como suyos, así que cada vez que se cruzan, hay más que palabras. Pero Sardina tiene un guardaespaldas, el perro Shrek, un golden retriever enorme. En uno de los enfrentamientos Sardina vs. Accidente, en apenas 30 segundos, Shrek saltó la valla, Sardina se refugió detrás, Accidente se echó a correr con Shrek persiguiéndola, mi novio salió lanzado al jardín para echar a Shrek y yo detrás de Accidente que huía por el pasillo hacia la ventana más próxima. Que, como he dicho, permanece cerrada.

Cuando la puse en mi regazo mis vaqueros se llenaron de sangre. En la huida, Accidente se había roto las uñas, así que la llevamos al veterinario. Antibióticos, antisépticos y vitaminas. Durante las dos semanas siguientes, la gata durmió conmigo, cabeza con cabeza, parapetada entre el cabezal, mi frente y la mesilla de noche.

Se llama Accidente. Qué le vamos a hacer.

COMMENTS