Relatos Monodosis

Me he topado por casualidad con este libro, que vosotros también podréis descargar de BuboK o comprar en una tienda.  Suelo huir de los autores desconocidos, pero cuando tienes tres semanas de viaje de una tacada necesitas rellenar la maleta con lectura. Con mucha lectura.  Variada.

Mi opinión sobre esta antología de relatos es ambivalente. Por un lado, me gustan casi todos los relatos (menos los más obvios) y la maestría con que el autor nos lleva al huerto en sus historias. Por otro lado, creo que el libro necesita una buena relectura, para evitar repeticiones (tres veces “desentrañar” en la página 20, por ejemplo)  y podar algún párrafo /historia que desluce el resto.

Después, confesando que son preferencias personales,  tiene demasiados epítetos. Los escritores con los que comparto afición saben que es una de mis batallas. Si necesita un epíteto (un adjetivo que se pone antes) igual es que no es la palabra adecuada. O que sobra el adjetivo.  Los epítetos recargan el lenguaje. Desde mi punto de vista, pueden ser imprescindibles, una vez. Otras, cuando casi todos los sustantivos tienen su compañero de viaje, la lectura cansa más rápido.

En realidad, no sé porqué me quejo tanto, con lo que me gustan los libros de historias como éste. Los personajes no están exentos de mala leche y mucha ironía. Igualmente, me ha gustado encontrar referencias a mitología e historia que comparto con el autor. Me ha parecido un guiño estupendo a mi generación.

Para terminar,  lo que dice el subtitulo es cierto: son relatos contra la pereza de leer, lo que hace del libro un buen compañero de viaje o, incluso, de cama.