Planificación contra Procrastinación

La pluma invitada de hoy: Laura López Alfranca

Laura López Alfranca es, según ella misma una “Escritora de fantasía buscando editorial. En camino a ninguna parte y siguiendo cualquier sendero que se le presente. Cabeza de ciencias, corazón de letras y ganas de compartir con cualquiera todo lo que soy

Nacida en 1983, ha descubierto y redescubierto la literatura en diferentes momentos de su vida, hasta que a los veintiún años empezó a escribir y hasta a día de hoy. Ha escrito varias novelas de fantasía, de las cuales ha publicado “La otra cara del espejo” con ediciones Babylon y “La Tierra estuvo enferma” con Nowevolution Editorial.

Ha publicado en diferentes revistas de Internet y conseguido diferentes puestos en otros tantos concursos literarios, como un hueco en diferentes antologías (como “Ilusionaria 2”). Actualmente, colabora con las revistas “Ultratumba”, “¡No lo leas” y “Revista Romántica’s” de forma permanente y esporádicamente con otras revistas.

Yo la conozco desde hace tres años, y sé que es una curranta nata, que se enfrenta a la hoja en blanco y no sólo gana, sino que lo hace por goleada. Así que me he decidido a pedirle que comparta su secreto conmigo y con vosotros.

Planificación contra Procrastinación

Laura López Alfranca

Escribir no es una ciencia exacta, si lo fuera, ya habrían creado una inteligencia artificial capaz de escribir best-sellers que se convertirían en clásicos a la primera coma. En lo primero que se demuestra esto, es en el mero hecho de enfrentarse a la página en blanco.

Vamos a ser sinceros, yo no tengo sistema, es más, en cuanto mi mente huele algo a sistematizar mi trabajo de escritora, sale corriendo a Cancún con la musa. Puedo hacer un resumen, tener muy claras las ideas y los personajes (durante los días que escribo esa novela y sobre todo sus noches, me dedico a revivir cada momento de la trama desde su punto de vista), pero nada de fichas, nada de resúmenes de cada capítulo, yo necesito improvisar.

Esto tiene sus problemas, a veces, con tal de acabar algunas novelas, me dejo trozos de información necesarios por el camino. Esto lo recomiendo para los autores que no acaban de arrancar: primero escribir a piñón, aunque falten cosas. Acabar una novela te da el triple de seguridad y no importa tanto luego el corregir y ampliar, la cuestión es que acabarlo es un paso enorme, corregir solo es el trabajo obligatorio de después (y que te hará pulir y mejorar la novela, una vez que ya sabes que puedes acabarla)

¿Por qué? Porque mi cabeza, a la mínima, cambia muchas concepciones del personaje, da ideas (o idas) nuevas para complementar más la trama y, además, muchas veces son los personajes los que varían la trama por su personalidad y evolución y, si yo quiero llegar al final o a la escena x, debo plantarle trampas y cambios de dirección al personaje teniendo en cuenta su personalidad. Nada de correazos, debes ser más retorcido para que llegues al final de tu camino.

La escritora más rápida de este lado del Oeste

Seguramente muchos piensen que me atascaré rápido y no sabré continuar. Puedo responder que sí y no; quedarme atascada por la trama se solventa rápidamente, ya que mi mente no para; pero si no es algo de trama, si no de por qué no me pongo, hay que hacer un estudio de qué me ocurre: desde que tengo que comer, dormir o descansar más, que esa canción u OST escogida no es adecuada, a darme cuenta de que es posible que no esté preparada para llevar esa historia y necesite abandonarla para aprender más (¿Has aprendido a llevar varios personajes? ¿Seguro que esa forma de narración es adecuada?…). Porque uno siempre ha de aprender y, a veces, pensamos que estamos preparados para algo cuando no es así.

Pero cuando todo se alinea para que tú trabajes, no hay nada que se resista: ni la página en blanco, ni la falta de tiempo… es solamente el autor desparramando letras y dejándose llevar.

Puedes leer más en el blog de Laura: La Biblioteca de Belania

Si tú también quieres ser pluma invitada, escríbeme a maraespineira (a) yahoo.com