Relato: Cowboy

Hoy os dejo un borrador de relato. Lo acabo de corregir, pero seguro que aún queda mucho por perfeccionar. ¿Qué cambiaríais? ¿Lo harías más largo? ¿Más corto? ¿Más diálogo? ¿Sobran palabras? ¿La trama es interesante? No dudéis en dejarme un comentario. No me dan miedo los trolls. 

Mike no era un cowboy como los otros. Era un jinete de rodeo, pero de segunda. Los primeros usaban su fuerza física para dominar al caballo, los de segunda se disfrazaban de payaso para entretener al público y también al animal, mientras el principal se preparaba.

Era. Su última actuación con Harry Tres Espuelas, cinco años antes, había sido una catástrofe. Un despiste le había costado un pie a su compañero y Mike había tenido que refugiarse en el poblado indio de su madre. Hoy, por fin, volvía al ruedo. Harry le había perdonado.

Normal que tuviese que reconciliarse. Si el gran regreso era actuar en aquel pueblo perdido, su carrera cojeaba más que él mismo. El sitio no aparecía en los mapas y habían atravesado el desierto guiados por un mestizo desharrapado.

El cacareado gran regreso

El cacareado gran regreso era un rodeo nocturno. Las farolas apenas iluminaban unos cuantos rostros hostiles. Sonó el comienzo. Mientras, Harry y Mike permanecían solos en medio de la plaza.

La música terminó y el primer caballo no aparecía. Ni los jinetes de primera. Ni los jueces.

Un cielo inerte, vacío y oscuro los juzgaba. El silencio era sepulcral. Aunque no soplaba el viento, el frío hacía que sus dedos se encallasen mientras una espesa niebla los iba envolviendo poco a poco. Los minutos pasaban y pasaban. Susurros de desaprobación sonaban entre el público. Con un chasquido, las farolas se apagaban una a una .

De la nada, fueron surgiendo sombras funestas. Espectros oscuros que poco a poco rodeaban a Mike, petrificado sobre la arena.

El primer mordisco se podría haber confundido con una picadura de mosquito. El segundo ya hizo más daño. Al tercero, directo al cuello, le acompañó un restallido de látigo. Siguieron muchos más, en una orgía de piel desgarrada.

– Hoy, tú eres el caballo.