Los Herejes de Oxford

Si ya me había gustado la traducción al castellano del título del libro de Hilary Mantel (Wolf Hall), ésta tampoco se queda corta. Me llenan de santa ira e indignación los títulos que te cuentan toda la historia antes de abrir la cubierta, y para más inri, si estetiturrosus se debe a la traducción.

Lost in translation aparte, el libro de S.J. Parris es una novela tipo Dan Brown, donde el protagonista es Giordano Bruno. Parris es una autora que adora el detalle, por muy escabroso que sea, tal y como demuestran las primeras escenas, donde la descripción de la letrina provoca nauseas. Lo mismo con los cadáveres y demás morbosidades que se suceden a lo largo del libro. El ritmo es lento, ya que es un estilo de escritura bastante denso y cargado de referencias documentales.

Herejía (me resisto a llamarla Los herejes de Oxford) es una novela bien estructurada, centrada en una versión fantástica y fantasiosa de Bruno, convertido en espía y detective. Bruno, que está buscando un peligroso libro prohibido, acaba enzarzado en las luchas intestinas de la Universidad (y de la Ciudad) de Oxford. Con la secesión anglicana de fondo, la trama retrata la sociedad de la época de la reina Elisabet a través de personajes que nos presentan en grados diversos, que van desde la pincelada a la ambigüedad.

Es una lectura recomendable para los aficionados a este género que nació con el “Código Da Vinci” y que yo llamo el “misterio histórico”. Misterio no porque haya asesinatos sin resolver (que también) sino porque resulta extraño saber porqué estos libros se venden como churros.

Bromas aparte, Parris resuelve muy bien las tramas paralelas que presenta y es capaz de encadenar los efectos sorpresa con reflexiones sobre la religión y la moral, resultando una lectura entretenida.

P.S. Sí, yo la he leído en inglés.

COMMENTS