Ser Gallegos

Julio 2008- La Antigua, Guatemala

Una cena con nicaragüenses, guatemaltecos (chapines), paraguayos, salvadoreños (guanacos) y casualmente, cuatro gallegos. entados los unos frente a los otros, como en un partido de ping pong.

La pregunta, evidente, ¿somos tontos o no?

Yo recurrí a un viejo chiste de Farruco en el que un joven gallego que realiza la mili prefiere las pesetas a los duros. Todo el mundo le hace la misma pregunta, y la respuesta es la misma. Prefiero una peseta. El que pregunta,siempre le otorga su premio.
El joven gallego se hace famoso de lo tonto que es. Otro compatriota, avergonzado, le dice “pero ¿no ves lo que estás haciendo? ¿ no ves que nos haces pasar a todos los gallegos por tontos? ¿no ves que un duro son cinco pesetas?”
El joven le responde sonriendo y sin rechistar… “Sí, sí, si ya lo sé. Pero si lo digo… ¡nunca más peseta chupo!”
Lo mejor no fue la carcajada general. Lo mejor fue que los no gallegos de la mesa reconocieron que los gallegos les habían tomado siempre el pelo con esa inteligencia de hacerse pasar por tonto.

Agosto 2008- San Salvador El Salvador

Hablando con una familia guanaca sobre el tema, se me ocurrió mencionar que cuando se vendió FADESA, al dueño lo tomaron por loco. 6 meses después se desataba la crisis inmobiliaria. Mi amiga salvadoreña me dijo ” No olvidaré nunca a ese señor que se hizo pasar por tonto y les dio una lección a todos”

¿Gallegos? A mucha honra. Pero de tontos, nada.

Los libros de Castelao también están llenos de referencias a estos prejuicios y cómo los gallegos los enfrentan. Este post está en castellano, como el blog. También tengo un blog en inglés/francés. Pero si quieres leerme de verdad, en mi lengua, identidad y persona, entonces pásate por Os Pasos.