Sobre el bloqueo del escritor

Hace unos días alguien en facebook me dijo “Te publicitas bastante”. Dejando de lado la mala uva del susodicho alguien, cabe admitir que sí. Que busco la notoriedad, pero no para mí, sino para lo que escribo.

Siendo sincera conmigo misma, lo que veo difícil es alcanzarla sin trabajarla. Sin embargo, me cuesta. Ya no me sale “sin pensar el impulso de coger un bolígrafo y garabatear un poema, una frase, un personaje. Cada vez son menos las veces en que me despierto en medio de la noche porque se me ha ocurrido una cosa. Creo que hasta sueño menos.

Quizás me he vuelto mayor. Quizás estoy triste. Quizás me he convertido en una persona tan sintética que ya no tengo nada que decir. Curiosa palabra: sintética. Ambos sentidos me convienen. Sintética porque resumo y analizo y sintética porque me siento artificial, de plástico o, mejor, de un material que todavía no se ha inventado. Cualquier cosa menos la humana que soy. Que era. Que fui.

Divagar. Precioso verbo para describir lo que hago mientras “no hago”. Divago suena mucho mejor que procrastino. Quiero dejar de procrastinar, dejar que mi mente se pasee por lugares desconocidos, por espacios infinitos, donde no he estado y a los que sólo se llega a través de la libreta, el bolígrafo o incluso el teclado.

A veces me pregunto quién soy. Y como soy muy educada, me respondo. Soy la que escribe cuentos. La que escribe poesía. La que escribe artículos de ensayo, posiciones políticas, artículos para la web, posts para los blogs, twitters y estados de facebook. La que corrige una memoria de máster sobre cine para aprender más sobre la construcción de personajes. La que se apunta a un concurso de tweet-haiku en francés y ni siquiera sabe contar las sílabas.

La que escribe. La escribiente.

Quiero escribir. Éste es el primer paso para salir del bloqueo.

Tirando millas de tinta. Rellenando hojas que nunca pensé que utilizaría, porque sigo comprando cuadernos como si me fueran a restringir el papel mañana. Ya verás tú esos cuadernos lo rápido que van a dejar de ser vírgenes. Y los bolígrafos. Ya puedo ir agenciándome bolígrafos publicitarios porque esto va a ser una masacre. Un baño de tinta. De todos los colores.

Escribo, ¿me oyes? Escribo.

COMMENTS

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace unos días alguien en facebook me dijo “Te publicitas bastante”. Dejando de lado la mala uva del susodicho alguien, cabe admitir que sí. Que busco la notoriedad, pero no para mí, sino para lo que escribo. Siendo si……

  • ¡Hola Marae!,creo que a veces como que tenemos mucho para decir,pero no sabemos de qué,es decir,se nos hace más fácil tener un tema y desarrollarlo que saber con qué tema empezar.Al menos eso me ocurre con frecuencia.Pero nunca pasa mucho tiempo para que se vuelva a encender la “chispa” cerebral .