Relato: Cowboy

Relato: Cowboy

Hoy os dejo un borrador de relato. Lo acabo de corregir, pero seguro que aún queda mucho por perfeccionar. ¿Qué cambiaríais? ¿Lo harías más largo? ¿Más corto? ¿Más diálogo? ¿Sobran palabras? ¿La trama es interesante? No dudéis en dejarme un comentario. No me dan miedo los trolls.  Mike no era un cowboy como los otros. Era un jinete de rodeo, pero de segunda. Los primeros usaban su fuerza física para dominar al caballo, los de…

Leer Más

La mala pata de Accidente

La mala pata de Accidente

Hay días de mala pata Estaba yo preparando un trabajo para uno de los MOOC que sigo en Coursera, con la música a tope y pensando en inglés, y de repente escuché a mi novio desde abajo, avisándome con voz grave: – La gata cojea. Baja. Mandé al cuerno el MOOC y me abalancé a las escaleras. Desde el rellano pude comprobar que Accidente caminaba encogida, temblando, y a tres patas, levantando la anterior derecha…

Leer Más

Marae y el cuervo

Marae y el cuervo

Hace poco estuve viendo un documental en ARTE que demuestra que los cuervos son tan inteligentes como los simios. No sólo aprenden, recuerdan y transmiten información esencial para la supervivencia, sino que son capaces de construir útiles complejos para pescar o construir un nido. La verdad es que no me sorprendió en absoluto. Se les olvidó añadir que tienen personalidad propia y que les encanta chotearse del personal cuando pueden. El otro día, volviendo a…

Leer Más

Alicia y el surrealismo

Alicia y el surrealismo

Iniciado en la década de 1920, el surrealismo es un movimiento cultural que tiene como objetivo (ver Wikipedia) “resolver las condiciones previamente contradictorias de sueño y la realidad.” Si retomamos la lectura de los libros de Lewis Carrol preguntándonos si Alicia es un libro para niños o para adultos, el surrealismo puede hacernos optar por la segunda respuesta. En este movimiento, el arte se concibe como una forma de olvidar la realidad. Esta corriente del…

Leer Más

Caminando sola

Caminando sola

Ideas de Marae Un sábado por la noche, tras una cena asquerosa donde nadie acabó su plato, de malo que era el restaurante, necesitaba caminar y volví sola a casa. A pata. Cuarenta minutos de nada, pensé. La próxima vez que se me ocurra pensar, por favor recuérdenme que soy mujer, joven y que he sido rubia durante algún tiempo. Demasiado…. La verdad es que pasé miedo. No ese miedo sibilino que te incita a…

Leer Más
1 2 3 4