Marae viendo llover en Macondo

Marae viendo llover en Macondo

Estoy triste. No me sentía así desde el 17 de mayo de 2009, el día en que murió Benedetti. Gabo se ha ido y nos ha dejado un poco más náufragos, con cien años de soledad a la espalda. Quizá está sentado en un café de Macondo viendo la vida pasar, contando los tiempos enamorados del cólera y otros demonios. Estoy triste. Triste tras años de una crónica de una muerte anunciada, de este sufrimiento…

Leer Más