Robo en primera clase

Robo en primera clase

Estaba claro que era un robo. Y aún ni habíamos salido de Montparnasse. La señora, de pelo blanco, ahuecado e impecable, se agitaba en el asiento contiguo al mío. Nos separaba un estrecho pasillo que su nieto registraba con gesto adusto. – ¿Ha visto usted a alguien irse con un bolso naranja? La pregunta me sorprendió. El vagón estaba lleno, salvo por los dos asientos posteriores a los nuestros. Nadie había visto nada. Ni siquiera…

Leer Más