Vete de blogger (II)

Vete de blogger (II)

Primera Carta de la abuelita bloguera a sus discípulos, capítulo segundo, versículos del 4 al 6 y una coda: 4. Habla con tu propia voz Evita repetir las noticias como un disco rayado. Aporta algo diferente o destaca una parte de la noticia menos conocida, un detalle en el que nadie se haya fijado. Si es un blog de consejos, pues habla con el corazón. Con el tuyo, no con el de Paulo Coelho (léase…

Leer Más

Vete de blogger (I)

Vete de blogger (I)

Últimamente mis amigos y familiares abren blogs como champiñones. Ahora que estoy lejos, me hacen sonreír estas ventanas al mundo que abren mis allegados, donde puedo cotillear cómo les va la vida. En cambio, como bloguera vaga pero curtida desde 2007, ya me hace menos gracia que abran sus bitácoras en Blogger y que no sigan reglas básicas como no publicar quince posts el mismo día. Abrir un blog es fácil, es bonito, es enriquecedor….

Leer Más

El camino del artista

El camino del artista

He intentado el Nanowrimo dos veces. Las dos veces he fracasado estrepitosamente. Aguantaba dos días, escribo cuatro o cinco páginas y después… La nada. La nada y yo La nada y yo somos viejas rivales. Ella pierde casi siempre. La nada es el miedo que paraliza, el vacío en el estómago antes de pasar a la acción. Una saboteadora profesional a la que he derrotado en numerosas aventuras, desde los logaritmos en el instituto hasta…

Leer Más

Atrapada en la red

Atrapada en la red

Me gusta la idea de un mundo en imágenes, de lo digital. Me encanta la palabreja en francés: numérico. Quiero meterme de lleno en este mundo virtual hecho de redes y cables. Pensar el mundo a través de un teclado y una pantalla de ordenador. Me pienso y pienso mejor a través de las redes sociales, en un benchmarking íntimo y personal, observando la evolución del individuo: del blog al no-comentario y al like. Quizás abra…

Leer Más

Nieve

Nieve

Todavía nieva. No en mi ciudad, pero sí en los alrededores. ¡En abril! Cuando voy a tomar el bus por la mañana me cruzo con coches que aún tienen escarcha en los parabrisas. Odio la nieve profundamente. Mi hermano, y gran parte de mi familia la adoran; porque la ven poco y porque les gusta sacarle la parte lúdica. Yo, la detesto cordialmente. La detesto porque ella no se porta bien conmigo. Me ralentiza el…

Leer Más
1 2 3 4 5 8