La mala pata de Accidente

La mala pata de Accidente

Hay días de mala pata Estaba yo preparando un trabajo para uno de los MOOC que sigo en Coursera, con la música a tope y pensando en inglés, y de repente escuché a mi novio desde abajo, avisándome con voz grave: – La gata cojea. Baja. Mandé al cuerno el MOOC y me abalancé a las escaleras. Desde el rellano pude comprobar que Accidente caminaba encogida, temblando, y a tres patas, levantando la anterior derecha…

Leer Más

Accidente enfermera

Accidente enfermera

Los fanes y las fanas de Accidente deben estar preguntándose qué ha sido de mi gata, ya que hace varios meses que no publico nada sobre ella. Tranquilos y tranquilas, Accidente está bien, duerme mucho, come demasiado y sigue dando la vara como siempre. Como no todo es devorar croquetas, asaltar ratones desprevenidos y despertarme a las seis de la mañana, la gata va encontrando su papel en la pequeña familia de Rennes. Ha decidido,…

Leer Más

Accidente y las musarañas

Accidente y las musarañas

Al principio pensamos que Accidente era tan torpe que nunca sería una cazadora. La verdad es que nos equivocamos. Sólo un poco, pero nuestra gata ha demostrado aptitudes para atrapar bichos. No sólo pájaros (leer la historia aquí) sino también mariposas, ratones e incluso musarañas. Los primeros ratones los cazó en la casa de campo de mis suegros. Creo que vivir en el campo durante una semana fue una revelación para Accidente. Aunque nunca se alejó…

Leer Más

Vivo en un zoo

Vivo en un zoo

Creced y Multiplicaos Hasta ahora os he hablado de mi gata, Accidente, del retriever Shreck, de Sardina, la gata vecina, y otros gatos que visitan mi jardín por la noche. Pues en estas semanas el jardín ha crecido y en la parcela de al lado tenemos un conejo. No es que los vecinos se hayan comprado un conejo, no, es que Sardina, en una de sus excursiones, lo ha secuestrado. Atravesando los techos con el…

Leer Más

Accidente liga por la noche

Accidente liga por la noche

La Gata con Botas Hace unos meses os contaba cómo Accidente se enfrenta en el jardín a su enemiga, Sardina, la gata vecina. Os había contado también que una vez estuvo tres días fuera y nunca supimos dónde ni con quien, y que desde entonces la ventana que da a la calle está cerrada. Donde yo vivo, que es una calle de casas unifamiliares con jardín, hay muchos gatos, y no todos tienen dueño.  Hay…

Leer Más
1 2