Overbooking en Glasgow

Overbooking en Glasgow

Marzo 2013 Glasgow es un aeropuerto muy extraño. Para empezar, no tiene puerta numero 13. Después, las puertas están desordenadas, distribuidas al azar en tres pisos diferentes, y hay que encontrar la tuya con un palo de dos puntas, como si buscaras agua. Solo London City, con su pasillo interminable y su luz de hospital es peor. Aquel día iba yo camino de Cork, tras un Rennes-Southampton y un Southampton –Glasgow (viva la contactabilidad atlántica)…

Leer Más

Spleen in Eire

Spleen in Eire

(Aeropuerto de Cork, Marzo 2013) Llevo un rato intentando identificar esta sensación que me llena de pena y de alegría al mismo tiempo. Identificar estas ganas de reír y de llorar a la vez, maravillada y melancólica, nostálgica como si me partieran en dos, como si empezase otra vez, triste y anonadada. ¡Lo he encontrado! Es el spleen. Tengo un intenso ataque de spleen, que me sucede cada vez que vengo a Irlanda. Y poco…

Leer Más

Writing Magazine

Writing Magazine

Marae contra el bloqueo: dando guerra Otra semana más vuelvo a escribir sobre cosas de escritores y además en inglés de nuevo. Vale, ya he avisado. ¿Los anglófobos se han retirado? ¿Se han ido ya los anti-rollo escritoril? Pues empiezo a explayarme. Paseando a las siete de la mañana por el aeropuerto de Cork, me compré un cuaderno con las pastas de colorines (¿os he dicho que los colecciono?) y un marcapáginas precioso, con el…

Leer Más

Hordas de adolescentes de pelo rosa

Hordas de adolescentes de pelo rosa

Paseando una lluviosa tarde de domingo por Belfast, no pudimos evitar fijarnos en los niños que había en la calle. Niños que no jugaban a nada, sino que arrastraban su trasero de un lugar a otro, de un escaparate a una fuente, de un banco a un portal,… vestidos como pordioseros en combinaciones de payaso. En un momento dado se plantaron delante de nosotras y en un inglés incomprensible, a gritos y en postura amenazante…

Leer Más

Encerrada en una habitación de hotel

Encerrada en una habitación de hotel

Hotel Beauley’s Marzo 2011 Mi primer viaje a Dublín fue a finales de Marzo. Cuando llegué al hotel, reservado por el socio irlandés de nuestro proyecto, me atendió una rubia enorme. Me apuesto la cabeza a que era polaca, no sólo por el físico, si no por esa actitud “exacta” que nuestros vecinos del Este tienen respecto del trabajo. Cuando le dije mi nombre, no me entendió. Cuando se lo repetí, tampoco. Cuando quise deletreárselo,…

Leer Más