La mala pata de Accidente

La mala pata de Accidente

Hay días de mala pata Estaba yo preparando un trabajo para uno de los MOOC que sigo en Coursera, con la música a tope y pensando en inglés, y de repente escuché a mi novio desde abajo, avisándome con voz grave: – La gata cojea. Baja. Mandé al cuerno el MOOC y me abalancé a las escaleras. Desde el rellano pude comprobar que Accidente caminaba encogida, temblando, y a tres patas, levantando la anterior derecha…

Leer Más