Menos mal que esperé

Menos mal que esperé

Viajo mucho. Tanto que a veces, antes de comprar los billetes, sé perfectamente si el viaje me va a dar problemas o no. Es mi trabajo, así que no tengo más remedio que ir. Arrastrando las patas y con una nube negra por sombrero. Rennes- Paris: la importancia de quince minutos El último de estos viajes “nube negra”  fue a Bruselas. Al llegar a la estación, a las 18h, la SNCF me manda un mensaje:…

Leer Más

Perdidos sin el Smartphone

Perdidos sin el Smartphone

A finales de Junio se dio la enorme casualidad de que organizábamos una conferencia sobre Cooperación Territorial en mi ciudad. Así que pude ir a casa para San Juan, y por motivos de trabajo. Después de seis meses sin pisar Galicia. Me levanté el veintitrés por la mañana. Como iba con vueling y tenía sobrepeso, reservé una maleta online. “Empezamos bien” me dije, cuando el chintófano no me dio confirmación. Salí a la calle a…

Leer Más

Alta velocidad y bajo rendimiento

Alta velocidad y bajo rendimiento

Hace un par de meses, camino a París, el revisor anunció por el altavoz que el retraso (quince minutos) se debía a la llegada tardía de viajeros (neolengua). La verdad es que me extrañó que el tren esperase por los viajeros,  y preguntando descubrí que en realidad sí, los viajeros habían llegado tarde, justo en el momento en el que el tren cerraba las puertas y se disponía a partir. No contentos con ello, se…

Leer Más

Dejad que los niños se acerquen a mí

Dejad que los niños se acerquen a mí

De vuelta de la reunión en Bilbao, me temía yo que si el viaje de ida había sido movidito, pues la vuelta tendría que tener su pimienta. Y no me equivoqué. Cogí el avión sin problemas. Es más ni siquiera estuve sola durante la espera en Loiu, ya que otros compañeros tenían el mismo vuelo. Tras aterrizar sin problemas en Roissy, sorprendentemente, el RER a París no tuvo retrasos ni huelgas y hasta tuve la…

Leer Más

¿Es usted yugoslava?

¿Es usted yugoslava?

Hay viajes en los que me digo que tendría que llevar una cámara de vídeo. O un notario. O un testigo de Jehová… Y la cosa es que antes de salir de casa me digo, “Éste va a ser complicado”. Pero no me queda más remedio que salir por la puerta arrastrando la maleta, como una nueva Agar con ruedas. Este me da para dos posts… hoy os cuento la ida, y ya os contaré…

Leer Más
1 2