La abuelita fisgona y su escuela de blogueras

La abuelita fisgona y su escuela de blogueras

Ya tenemos una más en el club de las blogueras! Una colega de cuando trabajaba en cooperación al desarrollo acaba de abrirse un blog Nómada en wordpress. Y me llena de orgullo y satisfacción deciros que ¡me ha copiado el tema! (el que tenía yo antes) Y que eso le ha servido para animarse a escribir. La abuelita fisgona que soy se siente muy ufana. Con ello, oye, nos hemos puesto a hablar de cómo…

Leer Más

Desvaríos: Cosas que me dejan nublada

Desvaríos: Cosas que me dejan nublada

Lista aleatoria de desvaríos Que me den la mano y yo dé cacahuetes (verídico) Ese increíble momento en que le digo a una chica de la Comisión Europea que mi trabajo no es interesante, Maruja, es estresante. En Bilbao. Gallegas las dos. Ir de camino a París en un tren Guimarães-Porto con música de los Balcanes a todo trapo. Esto no es Yugoslavia (pero casi) Que me contradigan sobre la fecha de mi cumpleaños y cómo celebrarlo Quemar un pastel…

Leer Más

Atrapada en la red

Atrapada en la red

Me gusta la idea de un mundo en imágenes, de lo digital. Me encanta la palabreja en francés: numérico. Quiero meterme de lleno en este mundo virtual hecho de redes y cables. Pensar el mundo a través de un teclado y una pantalla de ordenador. Me pienso y pienso mejor a través de las redes sociales, en un benchmarking íntimo y personal, observando la evolución del individuo: del blog al no-comentario y al like. Quizás abra…

Leer Más

Bloqueo. Confesiones de una viciosa

Bloqueo. Confesiones de una viciosa

¿Bloqueada o absorbida? Llevo meses reflexionando sobre el bloqueo creativo, trabajándolo y uno de los ejercicios me ha llevado a preguntarme cuál es el beneficio de de continuar bloqueada. Mi respuesta es clara: Notoriedad. Atención. Vamos, que me gusta dar la nota. Aunque sea sin darle un palo al agua. Como, debido a mi profesión, no tengo una vida social “real”, he buscado en twitter, pero sobre todo en facebook, esa relación que no puedo…

Leer Más

Tres mandamientos cotillas

Tres mandamientos cotillas

Por mi cumpleaños les pedí a mis amigos que compartiesen sus posts favoritos de este blog. Lo mismo hice para mi santo, que coincide quince días después. La verdad es que la gente se sumó a la iniciativa de buen grado, y pude aprender mucho, tanto de mí misma, como sobre lo que escribo, como sobre mis amigos. Vaya este post dedicado a los padrinos de “Esto no es Yugoslavia” y a las más de…

Leer Más