Menos mal que esperé

Menos mal que esperé

Viajo mucho. Tanto que a veces, antes de comprar los billetes, sé perfectamente si el viaje me va a dar problemas o no. Es mi trabajo, así que no tengo más remedio que ir. Arrastrando las patas y con una nube negra por sombrero. Rennes- Paris: la importancia de quince minutos El último de estos viajes “nube negra”  fue a Bruselas. Al llegar a la estación, a las 18h, la SNCF me manda un mensaje:…

Leer Más