Desesperando el Bus

Desesperando el Bus

Todos los buses de Rennes son puntuales. Todos menos el mío, el 2, que llega tarde (el doble de tarde que un bus normal.)  No sirve de nada ir a la hora marcada, o quizás sí, porque la posibilidad de que el 2 y tú os crucéis es totalmente aleatoria.  Ahora en invierno, en este invierno que empezó, tímido, a finales de agosto y que ya congela, me quedo hielito en la parada. Los dedos…

Leer Más