Cosas que suceden cuando viajas (II)

Cosas que suceden cuando viajas (II)

Atrapa ese tren, Marae Como decía el lunes pasado, tras conseguir la tarjeta de embarque, me fui con los finlandeses a pasar los controles y a embarcar. En Birmingham sólo anuncian la puerta una vez que el avión está preparado, así que la señal de “Quedan 5 minutos” puede durar cinco minutos… o cinco horas. Eso sí, cuando anuncian la puerta entras directa al avión, lo que es una gozada. Al bajarme del avión un…

Leer Más

Cosas que suceden cuando viajas (I)

Cosas que suceden cuando viajas (I)

Hace un par de semanas me fui a Birmingham a un seminario sobre la juventud urbana. La experiencia fue estupenda, pero lo más curioso fue el viaje de vuelta. Nos levantamos a las 5.00 de la mañana (hora de UK) para desayunar y esperar pacientemente el taxi que debería llevarnos al aeropuerto. Habíamos pedido un vehículo con capacidad para 6 personas (éramos 5 con maletas) y en la recepción nos habían dicho que costaba 20…

Leer Más

La moneda de la Fontana di Trevi

La moneda de la Fontana di Trevi

Hace ahora veinte años que me fui a Roma por primera vez. Fuimos en autobús desde A Coruña y la primera parada fue Niza. Recuerdo que los zumos que nos compramos eran hiper caros. Dormimos en un orfanato a las afueras de Roma y sólo una de la excursión hablaba italiano. La verdad es que nuestro grupo de amigas hacía sonreír cada vez que nos presentábamos, ya que éramos dos Sandras y dos Tamaras. Aquella…

Leer Más

Encerreishon

Encerreishon

Estaba yo leyendo Asco de Vida cuando me encontré uno de esos post que cantan “fake” a kilómetros. El pobre chico narraba que gracias al “parón” del metro de Madrid había llegado media hora tarde a su primer día de trabajo y, como consecuencia, había perdido el empleo. La foto es una obra de Patricia Waller, de la exposición Broken Heroes Sin embargo, la falsa anécdota me hizo recordar que yo sí que me había…

Leer Más

Pelinaranja

Pelinaranja

Hace una docena de años convencí a mi tía para que me tiñese el pelo de castaño cobrizo. La idea era darle a mis cabellos (soy castaña) unos reflejos rojizos. Pacientemente, ella extendió la pasta mágica sobre mi pelo, y con mucha decisión esperamos la media hora, que era el tiempo mínimo indicado en el frasco. Sin que yo tuviera acceso a un espejo, treinta minutos después mi tía retiró la toalla y me dijo…

Leer Más
1 2 3 4 5 6