Robo en primera clase

Robo en primera clase

Estaba claro que era un robo. Y aún ni habíamos salido de Montparnasse. La señora, de pelo blanco, ahuecado e impecable, se agitaba en el asiento contiguo al mío. Nos separaba un estrecho pasillo que su nieto registraba con gesto adusto. – ¿Ha visto usted a alguien irse con un bolso naranja? La pregunta me sorprendió. El vagón estaba lleno, salvo por los dos asientos posteriores a los nuestros. Nadie había visto nada. Ni siquiera…

Leer Más

Pizza Portuguesa

Pizza Portuguesa

Cómo pasar una noche inolvidable en Lisboa: 1. Súbase al bus del aeropuerto con un busero cañón al que se le olvida su parada. 2. Dese un tour nocturno gratuito por una ciudad preciosa. 3. Bájese del bus y empiece a dar vueltas para encontrar el hotel. 4. Pida instrucciones en galego y recíbalas en portuñol incomprensible. 5. Llegue al hotel. Llame al servicio de habitaciones. Tenga una conversación surrealista sobre penne con molho de…

Leer Más

Incendio: El “Ardo” Atlántico

Incendio: El “Ardo” Atlántico

Abril 2011: Incendio en País de Gales A primeros de abril, me tocó Cardiff. Cuando llegamos al hotel, nos explicaron que lo habían renovado completamente después de un incendio. Y así era, el hotel era precioso, las habitaciones enormes, mucha luz por todas partes…  A los diez minutos nos llama un compañero para decirnos que en su hotel (tenía otro) hay inundaciones y que no sabe dónde va a dormir. Esa noche, a las tres…

Leer Más

Ser Gallegos

Ser Gallegos

Julio 2008- La Antigua, Guatemala Una cena con nicaragüenses, guatemaltecos (chapines), paraguayos, salvadoreños (guanacos) y casualmente, cuatro gallegos. entados los unos frente a los otros, como en un partido de ping pong. La pregunta, evidente, ¿somos tontos o no? Yo recurrí a un viejo chiste de Farruco en el que un joven gallego que realiza la mili prefiere las pesetas a los duros. Todo el mundo le hace la misma pregunta, y la respuesta es…

Leer Más

Encerrada en una habitación de hotel

Encerrada en una habitación de hotel

Hotel Beauley’s Marzo 2011 Mi primer viaje a Dublín fue a finales de Marzo. Cuando llegué al hotel, reservado por el socio irlandés de nuestro proyecto, me atendió una rubia enorme. Me apuesto la cabeza a que era polaca, no sólo por el físico, si no por esa actitud “exacta” que nuestros vecinos del Este tienen respecto del trabajo. Cuando le dije mi nombre, no me entendió. Cuando se lo repetí, tampoco. Cuando quise deletreárselo,…

Leer Más
1 2 3