Overbooking en Glasgow

Overbooking en Glasgow

Marzo 2013 Glasgow es un aeropuerto muy extraño. Para empezar, no tiene puerta numero 13. Después, las puertas están desordenadas, distribuidas al azar en tres pisos diferentes, y hay que encontrar la tuya con un palo de dos puntas, como si buscaras agua. Solo London City, con su pasillo interminable y su luz de hospital es peor. Aquel día iba yo camino de Cork, tras un Rennes-Southampton y un Southampton –Glasgow (viva la contactabilidad atlántica)…

Leer Más

Spleen in Eire

Spleen in Eire

(Aeropuerto de Cork, Marzo 2013) Llevo un rato intentando identificar esta sensación que me llena de pena y de alegría al mismo tiempo. Identificar estas ganas de reír y de llorar a la vez, maravillada y melancólica, nostálgica como si me partieran en dos, como si empezase otra vez, triste y anonadada. ¡Lo he encontrado! Es el spleen. Tengo un intenso ataque de spleen, que me sucede cada vez que vengo a Irlanda. Y poco…

Leer Más

Crónica de una misión suicida

Crónica de una misión suicida

Como sé que os gusta verme (leerme) sufrir cuando me toca un viajecillo chungo, he decidido transmitiros, en diferido, la crónica de mi último Rennes- Bruselas. Fue este Enero, en medio de las tempestades de nieve que paralizaron media Europa. 9.00 En la estación de Rennes para una ida y vuelta en el día a Bruselas (unos mil doscientos kilómetros)… ¿Lo conseguiré o me quedaré por el camino? Primer tren retrasado diez minutos y avisos…

Leer Más

Una de petardos

Una de petardos

Petardo mendigo Me jactaba yo, muy segura de mí misma, que viajando sólo me cruzaba petardas y no petardos. Pues tendría que haberme quedado callada, porque a los dos días de publicar el dicho post, me he cruzado con unos cuantos petardos. Una horda de ellos y todos en el mismo viaje, por si no me daba por enterada si llegaban de uno en uno. Antes de tomar el primer tren, me fui a comprar…

Leer Más

Llegadas Inolvidables

Llegadas Inolvidables

Bruselas (2002) Llegué a Bruselas en Septiembre, cargada con dos maletas desproporcionadas y un mapa de barrios donde “mejor no vivir” dibujado por mi amiga con un bic en un papel de cudraditos. Recién aterrizada y hecha polvo, tras atravesar uno de los aeródromos más extensos de Europa, alcanzar el tren con aquellos dos bártulos elefántidos fue toda una proeza. Tras mucho arrastrar, voltear y sopesar, opté por dejar que bajasen solos las escaleras mecánicas, porque yo…

Leer Más
1 2 3 4 7