Trabajar en Relaciones Internacionales III

Tras la introducción, seguimos con la adaptación de la teoría del primer post a mi experiencia personal.

Mejora tu conocimiento de idiomas

He tenido la suerte de convivir con cuatro idiomas, en mayor o menor medida, desde pequeña. Español, gallego, el francés en verano con familia (Tu as mis où le chocolat? Las lunetas están en la pubela) y los cursos de inglés a los que me apuntó mi madre.

Para el Erasmus, todo el mundo quería Reino Unido. Yo ya tenía un buen nivel de inglés y quería afianzar el francés, así que la opción fue Francia. Y en Francia empecé a estudiar el Italiano. A la vuelta, empecé con el Alemán.

Dos años más tarde,  mientras hacía el Master de Estudios Europeos en Bruselas, me metí en un curso de Inglés Científico (como digo, también hace falta saber escribir), el curso siguiente de alemán y mi primer (de dos) curso de Checo.

Ahora mismo, no hablo casi nada de Checo (Jak se mâs?); el alemán “activo” me ha abandonado pese a que en Namibia lo entendía perfectamente; y el italiano sale con cierta dificultad cuando mi cerebro lo encuentra en el saco de lenguas latinas, al fondo a la derecha. De manera libre, y porque me hace falta para el trabajo, intento arreglármelas en portugués. Sin embargo, las bases están ahí, y podré volver a ellas cuando lo necesite.

Créate una reputación

Un apunte que no está en la guía y va en el sentido que decía Loly de participar en trabajos colaborativos con gente especializada en tu mismo campo. A través del Programa Juventud en Acción, y de otros, como Grundtvig o las simulaciones de Naciones Unidas, se tiene la oportunidad de asistir a seminarios internacionales que son extremadamente útiles, no sólo para formarse, sino para establecer redes de contactos.

nnuu

En este tipo de encuentros he encontrado gente estupenda que me ha abierto los ojos al significado real del trabajo en Relaciones Internacionales, al tipo de puestos, al tipo de estudios, a los desafíos y a los problemas del mundo. Eso sólo por el lado del trabajo. Cuestión personal, cada uno de los momentos fugaces vividos con ellos son irrepetibles y mágicos.

Cuestión internet, tengo un perfil en Google+, otro en Facebook y otro en Twitter que intento gestionar ordenadamente, en público lo que es público y en privado lo que es privado. Me sirve también para mantener el contacto con la gente que he mencionado antes, intercambiar avisos, ofertas y proyectos. Estoy en varios grupos de Linkedin, relacionados tanto con mi trabajo como con mis expectativas futuras, y participo en las discusiones cuando es oportuno, sin spammear a nadie.

Este año he comenzado a colaborar con YPLD, United Explanations.

Y aquí estoy para los que quieran saber más.

COMMENTS

  • Loly

    Ya veo que estás en contacto con muchos profesionales de tu ámbito y es muy bueno que informes sobre las distintas opciones que tú conoces para colaborar en Relaciones Internacionales, es información muy valiosa para aquellos que trabajan en dicho campo. A mí me parece que el boca a boca funciona perfectamente; el ir trabajando con unos colegas, te abre puertas para ir trabajando con otros y así abrir la mente hacia nuevos proyectos.
    Me alegro un montón de que mi humilde contribución te ayudase a escribir este post en el que claramente abres puertas, o al menos la mente, a muchos, actuales o futuros, trabajadores de Relaciones Internacionales.
    Te felicito por este gran trabajo que estás haciendo de difusión del trabajo de Relaciones Internacionales. ¡Enhorabuena!
    Y por cierto, repito lo dicho en otras ocasiones, estas pautas que das, son válidas para cualquier trabajo a nivel internacional. ¡Gracias por compartirlas!