¿Vas a volver?

Nota del 01/12/12. Dedico este post a la señora Marina del Corral y a su filosofía del Espíritu Santo Aventurero. 

Una llamada curiosa: telemárketing absurdo

Aún tengo mi número español y está activo 24/24 y 7/7 (salvo cuando se me olvida cargarlo) para asegurarme de estar localizable si sucede algo en mi casa. Es el mismo número después del 2000, lo que significa que no sé cuánta gente /empresas/ familiares e incluso antiguos admiradores (jajaja) pueden tener esa referencia para contactarme. Uno de ellos es Seguros Santa Lucía, que son particularmente insistentes. De nada sirve explicarles que vivo en Francia, a los tres meses vuelven a llamar. De Movistar mejor ni hablamos, sólo mencionar que ¡larga vida a la lista Robinson!¡Qué Dios la bendiga!.

La llamada más curiosa que he recibido últimamente fue del Corte Inglés. Concretamente de la tarjeta del Corte Inglés. Si no me interesa, corto rápido la llamada, porque aún encima de que me están dando la vara no me apetece pagar el roaming. Sin embargo, cuando le expliqué que estaba en Francia, el teleoperador, sin inmutarse, me respondió ¿Y cuando vuelves?

Con todos mis respetos a la señora madre del teleoperador, pero, sin poder evitarlo, me eché a reír. A carcajadas. A algo más grande que las carcajadas, pero cuyo nombre todavía no se ha inventado. Después de ver que ni por esas me colgaba el teleoperador, y mientras por mi cabeza pasaba el contador de roámines a toda velocidad, le dije “Vivo en Francia. Y lo de volver no me parece que sea posible por el momento. Gracias. Adiós.” Y colgué yo directamente, que ya me parecía haber invertido bastantes euros en El Corte Inglés sin llevarme ni siquiera unas bragas.

La gran preparación de los profesionales españoles y “su espíritu aventurero”

La pregunta de ¿cuándo vuelves? viene muchas veces, de personas distintas. Quizás peco de pesimista pero no me parece que las cosas estén para volver. Más bien las veo para salir corriendo. Y pararse lejos. Muy lejos. Unos noventa océanos y trece galaxias más allá.

Examinemos la cuestión: ¿Puedo volver? Sin contar con vivir a expensas de mi madre o en un convento de monjas u otro tipo de opciones para las que tengo talla de sujetador pero me sobra talla de cintura. En España, la tasa de paro en el segundo trimestre 2012 fue del 24,63% (24,71% para las mujeres). La tasa interanual de la cifra de negocios del Sector Servicios (el mío) fue negativa: –5,2%. Y os reto a hacer una búsqueda en infojobs con las palabras “relaciones internacionales” o “proyectos europeos”. Ya me diréis qué encontráis.

Todavía me acuerdo de la orientadora del INEM diciéndome en 2008: “Con tu perfil, como no me orientes tú a mí…”

Ya no es una cuestión de si quiero o no quiero volver. Tampoco de si pienso en hacerlo o no, o de si me estoy moviendo activamente para ello. Es que teniendo en cuenta que las cosas no parecen mejorar y con un perfil como el mío, lo veo difícil. Gracias a Dios me lo tomo con humor,(y con espíritu aventurero, según dicen) aunque el teleoperador de turno pague el pato.

 

COMMENTS

  • Hurtblood

    jajaja ¿Y Cuándo vuelves? No lo superé de pana, bueno eso pasa mucho, pero lo bueno es tener opciones, algunas mejores en ciertos aspectos pero las alternativas siempre son agradables según yo.

  • Fátima Dovigo

    la pregunta de tu orientadora del Inem me recuerda a la de la mía… preguntándome qué webs y portales de empleo además de infojobs podía recomendarle a la gente 🙂