Writing Magazine

Marae contra el bloqueo: dando guerra

Otra semana más vuelvo a escribir sobre cosas de escritores y además en inglés de nuevo. Vale, ya he avisado. ¿Los anglófobos se han retirado? ¿Se han ido ya los anti-rollo escritoril? Pues empiezo a explayarme.

Paseando a las siete de la mañana por el aeropuerto de Cork, me compré un cuaderno con las pastas de colorines (¿os he dicho que los colecciono?) y un marcapáginas precioso, con el trebolito colgando, para mi cuñada, que hizo su Erasmus en esa ciudad y cuyo cumpleaños era quince días después. También me hice con media docena de postales.

Con mi botín rebosándome en las manos y arrastrando equipaje, me puse a rebuscar en la librería una revista que hablase de escritura creativa, para saber si existía tal cosa en Irlanda y si merecía la pena. Me equivoqué.

Me equivoqué, pero sólo a medias.

La madre del Nelson

La revista no es irlandesa, es británica. No quedaba más que un ejemplar, tan destrozado que me hicieron una rebaja del 5%, sólo por enseñárselo a la dependienta y… ¡Es fantástica! Me puso las pilas enseguida, sin necesidad de café ni azúcar.

Nota al pie: La revista tiene que venderse y hay que desprenderse un poco del tufo a “Operación Triunfo Tú sí que vales My Soul” que desprenden algunos párrafos. Igualmente, el magacín tiene que financiarse, así que está podrido de anuncios de “Sea usted el Best Writer del World Mundial” y “Publique sus PDFS con nosotros que le vaciamos la cartera mejor que Amazon.” Hay que leerlo con las gafas de criticar y el angelillo malo dando caña, pero aún así, merece la pena.

Brainstorming

Los artículo son claros y con gancho, respondiendo a preguntas concretas que nos hacemos todos (los escritores) desde ¿Qué es un copywriter? a ¿Cómo guardar mis manuscritos? Las entrevistas son muy interesantes, hay millones de concursos explicados (en inglés, of course), talleres, experiencias de lectores… Unas 80 páginas de ideas, consejos, guías y experiencias.

Ni decir tiene que me quedé flasheada con el ejemplar y que una vez aterrizada en Francia, me suscribí. Escribo estas líneas con el ejemplar de Mayo mirándome ávido desde el rincón de mi mesa.

Podéis echarle un ojo a la versión online aquí: https://www.writers-online.co.uk/Writing-Magazine/

¿Te ha gustado este post? Puedes recomendarme un libro, dejarme un comentario o seguir leyendo:

Douglas Adams: Guía del Autoestopista Galáctico

En la Corte del Lobo

Los Hermanos Karamazov